Guía para elegir una tarjeta gráfica

Tarjeta gráfica es un componente de ordenador que se encarga de procesar las imágenes y luego enviar estas imágenes a nuestro monitor/TV para mostrarlas.
Es un componente esencial para los ordenadores gaming, ya que su potencia influye directamente sobre la calidad de imagen, resolución, FPS (fotogramas por segundos), estos performances en los juegos.
Pero elegir una tarjeta gráfica no es tan intuitivo para todos, ya que hay varios puntos hay que tener en cuenta para evitar los problemas que pueden causar, y también es difícil saber previamente qué tarjeta gráfica resultaría adecuada para lo que necesitamos, a continuación, explicaremos todos estos puntos que hay que tener en cuenta y posteriormente explicaremos cómo saber si con una gráfica determinada es suficiente para ciertas tareas o no.

Dividimos los puntos o requisitos en dos grupos, el primer grupo le llamamos Nivel 0, que son aquellos requisitos básicos que hay que cumplir nuestro equipo para que la tarjeta gráfica pueda funcionar, y el segundo grupo le llamamos Nivel 1, que son aquellos requisitos recomendables para que pueda aprovechar el rendimiento 100% de la tarjeta gráfica.

Nivel 0

1. Comprobar el espacio de la caja (chasis o torre):

Como se ve en estas imágenes, para que la tarjeta gráfica pueda entrar a la caja y queda bien sujetada, hay que cumplir que la caja tenga espacio mayor para las 3 dimensiones de la tarjeta gráfica.

Longitud: Salvo que la tarjeta gráfica es un modelo de 3 ventiladores o la caja que tienes es una muy pequeña, esta dimensión no suele causar problemas, ya que el espacio interno de la caja suele haber espacio suficiente, pero cierta ordenadores pre-montados puede tener discos duros instalados en la misma altura de la tarjeta gráfica que puede provocar que no haya suficiente espacio, en ese caso debes prestar más atención.

Altura: Esta dimensión tienen unas medidas estándares, suelen ser ~19mm o ~38mm que corresponde a 1 ranura de PCI o 2 ranuras de PCI, debes comprobar que la caja tenga ranuras PCI libres para la tarjeta gráfica.

Profundidad: Esta dimensión también tienen dos medidas estándares, se denomina bajo perfil (68.9mm) y alto perfil (111.15mm), este mismo estándar también se aplica para las cajas, por lo tanto, tienes que comprobar que la tarjeta y la caja coinciden en esta dimensión. Normalmente las cajas de bajo perfil son bastante más finas que las cajas tamaño normal (alto perfil), que se puede apreciar simplemente a ojo.

2. Comprobar la compatibilidad de la placa base con la tarjeta gráfica:

El tema de la compatibilidad es lo más difícil de determinar, ya que no existe una lista completa que registra la compatibilidad de una placa base con cada tarjeta gráfica que existen en el mundo.

Por la experiencia concluimos que las placas base que comercializan las ensambladoras conocidas (Asus, Gigabyte, Asrock, MSI) suelen tener una compatibilidad prácticamente universal a todas las tarjetas gráficas. El problema de la incompatibilidad normalmente surge cuando tienes un ordenador pre-montado (El típico ordenador HP que se vende en Mediamarkt), ya que esos ordenadores sólo están pensados para el uso predefinieron, en este caso para puedes escribir al servicio técnico de la marca de tu ordenador, preguntándole si es compatibilidad la placa base de tu ordenador modelo XXX con la tarjeta gráfica modelo XXX. Otro caso que suelen causar incompatibilidad es cuando tienes una placa base antigua (SOCKET 775, SOCKET 1156) y la juntas con una tarjeta gráfica moderna, si no sabes qué tipo de Socket tiene tu placa base, puedes abrir el administrador de tareas, y miras el modelo concreto de tu procesador y luego buscas en Google la información de ese procesador, te dirá el tipo de SOCKET que corresponde, y tu placa base tendría mismo socket que el procesador.

3. Comprobar la potencia de la fuente de alimentación:

La fuente de alimentación es una parte del ordenador poco conocido por la mayoría de los usuarios, ya que es este componente no influye de forma directa sobre el rendimiento de nuestro equipo, pero su función sí que es esencial, ya que se encarga de suministrar todas las energías necesarias para cada componente del equipo, cada fuente tiene su límite máximo de potencia, por ejemplo 350W, 400W, 500W, 600W, etc., para que un equipo funciona bien, hay que garantizar que el consumo máximo de nuestro equipo es inferior a la potencia máxima que puede suministrar nuestra fuente.

Y en un ordenador los dos componentes que suelen tener consumos más altos son el procesador y la tarjeta gráfica, con lo cual, si sustituyes la tarjeta gráfica de tu equipo, tienes que comprobar que el consumo total con la nueva tarjeta gráfica no supera la potencia máxima de la fuente.

¿Y cómo se sabe la potencia de la fuente y el consumo total de nuestro equipo?

Para saber la potencia de la fuente, tienes que abrir la caja de tu ordenador y encontrar la fuente de alimentación, y suele tener una etiqueta pegada como se ve en esta imagen, en mayoría de los casos indica directamente la potencia total que puede suministrar.

Pero a veces en la etiqueta no indica la potencia total, entonces tienes que estimarlo por tu cuenta, es fácil. Explicamos con el ejemplo de esta imagen, tienes que fijar el corriente máximo que suministran las líneas de +12V, ya que estas líneas se encargan de alimentar al procesador y la tarjeta gráfica, que representa la mayor parte del consumo. En este caso la fuente tiene dos líneas de +12V, +12V1 y +12V2, cada una de ellas tiene permite una corriente máxima de 18A, por lo tanto la potencia total de 12V es 12*18+12*18=432W, es decir la fuente tiene 432W para alimentar al procesador y la tarjeta gráfica, entonces con que el consumo del procesador + el consumo de la tarjeta gráfica no supera 380W, estaremos en un rango seguro.

Ahora, para saber el consumo concreto de nuestro equipo, disponemos calculadora online que nos calcula la potencia introduciendo los componentes que tenemos, en internet hay varias páginas que hacen esta tarea, aquí presentamos esta: https://outervision.com/power-supply-calculator

Por ejemplo, tengo un i5-3340 como procesador, 1 disco duro, 2RAM de 4GB, y quiero ponerle una GTX960, entonces en el formulario relleno esto:

Aquí si nos sabes si tu memoria es DDR3 o DDR4, no pasa nada, eliges alguna de ellas, lo más importante de estas opciones son Storage (discos duros) y Optical Driver (lector de DVD) que suelen tener un consumo significativo.

En este caso nos dice que el equipo tendrá un consumo máximo de 314W, y recomienda una fuente de 364W.

Aquí hay otra pauta que requiere prestar atención, es que algunas fuentes de gama baja, en sus etiquetas exagera la potencia real que pueda suministrar, por lo tanto, debemos ser conservador cuando la marca o modelo de la fuente es una de gama baja, si en su etiqueta pone 500W, entonces consideramos que tiene una potencia máxima de 350W.

4. Comprobar los conectores disponibles de la fuente:

La mayoría de las tarjetas gráficas necesita 1 conector de 6-PIN o 1 conector de 8-PIN (6+2PIN), pero también existe algunas gráficas de bajo consumo que no necesita ningún conector, que se alimenta sólo de la placa base, y también existe algunas que tienen un consumo muy alto que necesita 2 conectores de 6-PIN o 2 conector de 8-PIN o 1 de 6-PIN otro de 8-PIN.

De toda forma, lo que tienes que comprobar es que la fuente de tu equipo dispone estos conectores PCI-E 6-PIN o 8-PIN suficiente para la tarjeta gráfica.

¿Qué pasa cuando tienes una tarjeta gráfica que necesita un conector de 6-PIN y tu fuente no lo tiene? En este caso hay formas de arreglarlo, es mediante estos adaptadores:

Adaptador de Molex a 6-PIN

Adaptador de SATA a 6-PIN

Ya que Molex y SATA son dos tipos de conectores que llevan casi todas las fuentes, pero hay que verificar que si están libres o todos de ellos están ocupados ya.

Aquí hay otro punto extra a tener en cuenta, es que estos adaptadores sólo sirven si la fuente dispone una potencia suficiente pero no tiene número de conectores suficientes, NO TE PUEDE SALVAR SI LA FUENTE EN SÍ MISMA NO DISPONE POTENCIA SUFICIENTE PARA LA TARJETA GRÁFICA.

5. Comprobar la compatibilidad de la tarjeta gráfica con el sistema operativo:

Si tienes Windows 10 como sistema operativo, entonces no tienes que preocuparse, ya que Windows 10 hoy en día es compatible prácticamente con cualquiera gráfica. El problema viene cuando compras una tarjeta gráfica para Apple, que tiene MacOS, en este caso tienes que buscar en la página oficial de Apple las tarjetas gráficas compatibles para la versión de MacOS que tienes, suelen ser tarjetas de AMD, serie RX, que son tarjetas gráficas que tienen driver nativo de Apple, y tienes que alejar de NVIDIA ya que en la mayoría de los casos, no son compatible con Apple, en caso de Linux u otros sistemas, se hace algo similar, debe buscar la lista de las gráficas compatibles para comprobar.

Nivel1

1. Comprobar la compatibilidad de las salidas con las entradas del monitor/TV:

Para poder visualizar las imágenes en el monitor o televisor, tienes conector tu ordenador con el monitor/TV mediante un cable de conexión, y se conectan la salida de la tarjeta gráfica con la entrada del monitor. Por lo tanto estas dos tienen que coincidir para que pueden ser conectados bien mediante un cable de VGA o un cable de HDMI.

Las tarjetas gráficas suelen tener 4 tipos de salidas VGA, DVI, HDMI y DP (displayport), siendo VGA la más antigua y Displayport la más moderna. Por lo tanto la mayoría de las tarjetas gráficas ya no traen VGA por defecto.

Que pasa si tu conector sólo tiene entrada tipo VGA y la tarjeta gráfica del equipo no dispone de ello, pues se soluciona mediante este adaptador, que convierte la salida de HDMI de la tarjeta gráfica en una salida de VGA, y ya puedes conectarla mediante un cable VGA normal a tu monitor.

Ejemplo de las entradas de un monitor/TV:

2. Evitar el cuello de botella:

El fenómeno denominado cuello de botella suele referir a los casos donde el procesador de un ordenador no tiene potencia suficiente para aprovechar el rendimiento 100% de la tarjeta gráfica, o sea el procesador limita la tarjeta gráfica, con lo cual está formando un cuello de botella.

Ahora viene la pregunta: ¿cómo se sabe si mi procesador forma cuello de botella para mi tarjeta gráfica o no?

Pues la verdad es que esto es muy difícil de saber, porque esto depende no sólo del procesador y la tarjeta gráfica sino también depende del juego que juegas incluso de las configuraciones gráficos que tiene.

En internet hay calculadora online de cuello de botella, pero no son NADA PRECISOS, solamente sirve para saber un poco la diferencia que hay entre la potencia del procesador y la tarjeta gráfica.

La mejor forma de saber si produce cuello de botella o no es buscar por internet haber si hay alguien había tenido alguna situación similar como la tuya. Por ejemplo quieres jugar a Fortnite, tienes un i5-3340 y quieres comprar una GTX960, pues buscas en Google o Youtube, “i5-3340 + GTX960 FORTNITE” a ver si sale algún gameplay o algunos que tenga misma configuración.

En general, no debes preocupar mucho del cuello de botella salvo tienes una tarjeta gráfica muy muy potente y en comparación un procesador muy muy débil, sino en los casos habituales, aunque produzca cuello de botella, digamos que el efecto es muy leve, a veces ni se notaría, por ejemplo, sin cuello de botella la gráfica puede rendir 50fps, pues con un cuello de botella ligero, solo puede rendir 45fps. Además el cuello de botella no es estático, es decir el procesador no limita a la gráfica en todo el momento durante el juego, por ejemplo en algunas zonas que demanda más uso del procesador y se satura el procesador entonces formaría más cuello de botella, pero igual en otras zonas ya no. Y este fenómeno se puede reducir mediante configuración de gráficos de los juegos.


3. Comprobar la refrigeración de la caja:

Este punto suele ser olvidado por la mayoría, pero es un punto importante para mantener una larga vida útil a tu equipo.

Cuando dedicas tu ordenador a los juegos, y el consumo de tu procesador y la tarjeta gráfica suman más de 150W, es recomendable que la caja de tu equipo por lo menos tenga un ventilador para mover el aire que hay en el interior de la caja, porque sin ella el aire interior se calienta por el calor emitido por la gráfica y el procesador, la consecuencia es que la temperatura global del ordenador sube, llega un punto que el procesador y la tarjeta gráfica baja su frecuencia de trabajo y pierda una parte de su rendimiento.

Con lo cual durante el juego puedes tocar a la caja (la parte más arriba que suele ser más caliente) para saber más menos la temperatura que hay en el interior, si la temperatura es alta pues es recomendable que le añades algún ventilador más a la caja para que el aire mueva mejor.

Continus Reading »